Noticias

¿Cómo cuidar nuestros pulmones?

El ser humano inspira y espira una media de cinco litros de aire por minuto, una cifra que oscila entre los 7200 y los 8600 litros al día, o lo que es lo mismo, un total de más de 7 millones de respiraciones al año.

PDada la importancia de estas funciones, resulta esencial para nosotros conocer qué sustancias son perjudiciales para nuestros pulmones y qué actividades promueven la salud de los mismos. Sólo así tendremos la capacidad de cuidar nuestro aparato respiratorio y evitar sufrir enfermedades como la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Tal y como todo el mundo sabe, fumar es una de las causas que más problemas pulmonares ocasiona, de ahí la importancia de dejar de hacerlo, o mejor aún, de no empezar nunca. Los fumadores tienen, en promedio, 20 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón o morir a causa de esta enfermedad. No obstante, no sólo es importante dejar todo tipo de cigarrillos, también lo es evitar estar en contacto con el humo de segunda mano, especialmente en los niños, debido a que las personas que respiran el aire que otros fumadores expulsan, repleto de toxinas y compuestos químicos, también aumentan considerablemente el riesgo de padecer enfermedades pulmonares.

Aunque evitar exponerse a la contaminación del aire fuera de casa es imposible, sí podemos realizar ciertas tareas para eliminar, en la medida de lo posible, la máxima exposición a la contaminación del aire en el interior de nuestro hogar. Para ello, vigilaremos la exposición de las mayores fuentes de contaminación, como lo son las chimeneas, las cocinas de leña, los químicos provenientes de limpiadores domésticos, pinturas, el moho o la caspa de las mascotas. Igualmente será importante la limpieza diaria y el cambio de los filtros de aire con una mayor frecuencia. Otra gran idea es adquirir plantas de interior, que convierte el dióxido de carbono en oxígeno y reducen la concentración de ozono.

Si cuidamos el tiempo que pasamos al aire libre, por ejemplo, evitando zonas muy concurridas por el tráfico, y el que pasamos en nuestra casa, también deberemos hacerlo en nuestro puesto de trabajo, eliminando la exposición a sustancias cancerígenas y contaminantes. Es esencial tomar precauciones laborales en situaciones en las que sea necesario utilizar respiradores, campanas de humo y demás dispositivos de seguridad.

Otros irritantes tóxicos para nuestros pulmones son el talco, la fibra de vidrio, el níquel y el cromo, ante la presencia de éstos, siempre se tratará de cubrir la nariz y la boca y no contenerse las ganas de estornudar en presencia de cualquiera de estas y otras sustancias desconocidas.

Para completar el cuidado de nuestro corazón, meditar o practicar técnicas de relajación.

Video