Noticias

Necrofobia

Se conoce como necrofobia a la fobia a la muerte, y especialmente a los cadáveres, la cual supone una condición incapacitante y que genera un elevado nivel de ansiedad y malestar. Como fobia que es, supone la existencia de un miedo irracional y desproporcionado (algo por lo general reconocido por quienes los padecen) con respecto al riesgo que supone un estímulo o una situación, en este caso la muerte y todo lo relacionado con ella.

La exposición a lo temido o incluso la posibilidad de encontrarse con algo relacionado con ello genera intensos niveles de ansiedad, que pueden llevar a la aparición de síntomas somáticos tales como taquicardia, hiperventilación, temblores o sudoración excesiva. Puede llegar a generar crisis de pánico, en las que además de lo anterior pueden aparecer miedo a estar sufriendo un ataque al corazón, a perder la razón o a perder el control del propio cuerpo. Por todo ello el sujeto tiende a evitar todas aquellas situaciones que le recuerden o se asocien al estímulo fóbico.

La necrofobia es una fobia específica que puede relacionarse con el miedo al daño, sangre e inyecciones. Es también a menudo denominada tanatofobia, a pesar de que pueden existir matices que hacen que no sean completamente sinónimos: aunque ambos miedos son a la muerte e incluyen el temor a fallecer, la tanatofobia suele ser más general y centrada en el miedo a morir uno mismo, mientras que la necrofobia suele estar más vinculada en el miedo a los cadáveres, entierros y féretros.

Síntomas
A pesar de que el miedo a la muerte es común, la necrofobia como tal no es excesivamente habitual. Es una condición que puede llegar a afectar de forma significativa a la persona que la sufre. Y es que aunque no estemos constantemente rodeados de estímulos que nos recuerden la muerte o los cadáveres, el sujeto va a tender a evitar situaciones y lugares que para él tengan vinculación.

De este modo, algunos estímulos que pueden disparar la ansiedad y que los afectados por esta fobia evitarán incluir cementerios, celebraciones como Halloween o incluso museos en los que hayan expuesto momias o esqueletos. También se evitarán películas, novelas y obras de arte relacionadas con la muerte o cuerpos sin vida, como por ejemplo las de terror o el género negro. Aún más relevante que ello podría ser la evitación de hospitales, algo que puede perjudicar en gran medida a la salud del sujeto si necesitara asistencia médica. En casos severos podría llevar a que la persona evitara incluso salir de su casa, por el temor a la posibilidad de morir o encontrarse algún tipo de cadáver.

Asimismo, para las personas con esta fobia el hecho o pensamiento de envejecer supone una gran fuente de angustia, al vincularse la edad con una mayor posibilidad de fallecer. Ello puede contribuir a actitudes extremas con respecto a mantenerse joven o incluso a evitar a personas ancianas.

Fuente: https://definicion.de/fobia/

Video